1 d’oct. 2008

16(RECOMANACIÓ SETMANAL: ANTONIO GAMONEDA)


Arden las perdidas. Ya ardían
en la cabeza de mi madre. Antes
ardió la verdad y ardió
también mi pensamiento. Ahora
mi pasión es la indiferencia.
Escucho
en la madera dientes invisibles.


(ANTONIO GAMONEDA,
Arden las perdidas)